4 razones para preferir bolsas reutilizables de tela

4

En octubre de 2017, el gobierno firmó el proyecto de ley que prohíbe las bolsas plásticas en 102 comunas costeras de Chile. Con esto se da un gran paso, pero sin duda todavía falta mucho para generar conciencia respecto al daño generado. En el siguiente artículo, te entregamos 4 razones para preferir las bolsas reutilizables de tela.

  1. Ayudas al medio ambiente

Según The World Counts, este año se utilizarán 160 mil bolsas de plástico por segundo en todo el mundo, y menos del 1% del total se reciclarán. Como no son resistentes como las de tela, las personas las usan y desechan rápidamente, aumentando la contaminación en vertederos, calles y océanos. Además, tardan hasta 1.000 años en descomponerse, liberando partículas tóxicas que afectan a seres vivos y al medio ambiente en general.

  1. Más duraderas

Una vez que adquieres el hábito de llevar bolsas reutilizables de tela cuando vas a las tiendas, no hay mayores inconvenientes. Las bolsas son resistentes, duraderas y se pueden reutilizar muchas veces a lo largo de su vida útil. Por ejemplo, las DendaBags son bolsas para el carrito de supermercado que resisten hasta 25 kilos por bolsa y tienen costuras especiales para acompañarte por años.

  1. Son cómodas

Probablemente una de las razones más prácticas: las bolsas de tela son súper livianas y se pueden doblar y guardar fácilmente. Esto hace que sea conveniente llevarlas a todos lados como una bolsa de repuesto. En los días en que necesitas traer todo el supermercado contigo, tanto las bolsas para el carrito como las bolsas unitarias son elecciones increíbles porque no terminarás como el niño de “Mi Pobre Angelito”: con tu bolsa plástica rota y los productos sobre la vereda.

  1. Das el ejemplo

Comienza a utilizar tus bolsas de tela y conviértete en una voz a favor del medio ambiente. Primero en tu círculo cercano, con familiares y amigos, y luego con el resto del vecindario que te verá usándolas en tu vida cotidiana. Aunque se ha producido un daño y la contaminación es difícil de revertir, se puede ralentizar con pequeños cambios de hábito que influencian a otras personas.

Como vemos, si te comprometes a eliminar las bolsas de plástico en tu vida diaria, no estarás solo. Ya hay comunidades que han cambiado las políticas tanto a nivel local como estatal y esto recién comienza.